Domingo, Febrero 25, 2024
27.7 C
Santiago

Duro golpe: Falabella pone en venta sus dos tiendas de calle Ahumada

Se trata de uno de los locales históricos donde nació el imperio del retail.

Más Leídas

Durante el siglo XIX, la calle Ahumada en el centro de Santiago era conocida como “la calle Falabella”. Fue aquí donde comenzó todo, con los Falabella y luego los Solari, todos ellos inmigrantes italianos, estableciendo lo que más tarde se convertiría en un imperio en Chile y América Latina, con la adición de más accionistas como los Del Río, Karlezi y Cúneo.

Una de las primeras tiendas, que comenzó como la “Gran Sastrería Económica Italiana”, se encontraba en Ahumada 242. Precisamente esta tienda, junto con la de Ahumada 366, están actualmente en venta desde diciembre.

Además, se ha anunciado el cierre de las tiendas de Estación Central y el fin de la tienda ubicada en Lyon con Avenida Providencia. Todo esto forma parte del plan de Falabella para reducir costos y su plan de desinversiones de entre US$ 800 millones y US$ 1.000 millones. Mall Plaza también comprará las ubicaciones de Open Plaza en Perú y en Chile.

En el caso del centro de Santiago, la empresa a cargo de la operación es Colliers. Aunque la empresa no quiso comentar sobre el tema, se rumorea en el mercado que ambas ubicaciones, de unos 1.700 metros cuadrados cada una, están recién entrando en el proceso de venta, pero ya han surgido muchos interesados, principalmente empresarios de origen asiático que desean establecer tiendas de diversos artículos en una de las calles más transitadas del centro de la capital.

Falabella está cerrando su emblemática tienda de Ricardo Lyon como parte de su plan de optimización de espacios comerciales. No hay un plazo específico para la venta, pero a Falabella le interesa obtener liquidez lo más pronto posible. De hecho, una de las opciones que han surgido de los propios interesados es alquilar la tienda primero y luego venderla con un flujo de ingresos establecido, lo que hace la oferta más atractiva.

Se podría dar una situación similar en la tienda de Lyon. Aunque no hay un mandato para que un corredor lidere la transacción, se espera que una empresa de retail se quede con el edificio, que también podría ser de empresarios de origen asiático.

Algunos también sugieren que podría ser una combinación de un local comercial y un dark store en la parte trasera. Un proyecto inmobiliario o de oficinas no tendría sentido debido a la baja actividad actual de esos dos submercados. La compañía no quiso comentar sobre el proceso.

Síguenos enspot_img

Última Hora