fbpx
Martes, Diciembre 7, 2021
19.9 C
Santiago
More

    Las 9 promesas de estadio para la "U" que no se cumplieron

    Universidad de Chile entregó su anuario 2012, los hinchas encontraron en sus páginas la maqueta del esperado estadio propio. Pero tanto Federico Valdés como José Yurazseck, su sucesor en la presidencia de Azul Azul, se encontraron con el mismo problema: los recursos existen, pero ninguna comuna quiere ser sede del sueño de los azules. Ahora, Carlos Heller, el nuevo timonel del club, aseguró que la “U” contará con el recinto antes de que termine su mandato.

    Y ya con unos días en el mandato, el dirigente aseguró que “el estadio va a salir más rápido de lo que pensamos”.

    Heller expresa este compromiso con gran seguridad, pero sin dar detalles, mientras los hinchas esperan que la décima sea la vencida. Recuerda otras nueve veces en que Universidad de Chile soñó que el estadio propio podía ser una realidad.

    LA LEYENDA DEL ESTADIO MECANO

    En la década de los 80, Universidad de Chile compró en Perú un estadio mecano, pensando en que sería más fácil instalarlo, pero como ahora, no encontraron un lugar para colocarlo. Después, aparecieron los problemas económicos, que incluso impidieron retirar la estructura, que quedó en bodega de la Zona Franca, en Iquique. Al final, fue rematada.

    LA CIUDAD AZUL, EL SUEÑO DEL DOCTOR OROZCO
    René Orozco dejó una marca en su presidencia al mando de la “U”, entre 1991 y 2004. Uno de los orgullos del polémico doctor eran las 127 hectáreas en Lampa, la Ciudad Azul. Ahí, quería instalar todo lo relacionado con el club y los hinchas. Incluso el primer equipo alcanzó a concentrar en las cabañas del lugar, pero los jugadores reclamaron y volvieron a los hoteles.

    Pero en 1997, Orozco reconoció que el terreno no tenía las condiciones para un estadio y explicó que “estamos conversando con unos financistas sobre este asunto. El estadio podría estar en la Panamericana Norte, en unas 10 o 12 hectáreas, sería como el de Barcelona de Ecuador, con unas 200 suites, y con ellas alcanzaríamos a financiarlo“. Ese sueño tampoco se cumplió.

    LOS SORTEOS
    En 1993, el club contrató a la empresa uruguaya Promoval para realizar la campaña “Tiempo de Hacerse Azul”. El proyecto buscaba 100 mil socios para financiar la Ciudad Azul, proyecto de 15 millones de dólares en un plazo de 10 años, cuando aún no se sabía que los terrenos no servían para un estadio. Los inscritos participarían en seis sorteos, con premios totales por casi 10 millones de dólares.

    La campaña sólo sumó 24 mil socios y recaudó de 158 millones de pesos. Se alcanzaron a realizar dos sorteos y se entregaron dos autos y algunos electrodomésticos. La Corfuch acusó a Promoval de incumplimiento de contrato.

    PREGUNTARON EN PERU
    En 1996, Universidad de Chile recibió la propuesta Gremco, empresa peruana, para construir un estadio como el de Universitario de Lima, con una inversión de 25 millones de dólares. Las conversaciones no avanzaron y no se escuchó más de Gremco.

    PROPUESTA ELECTORAL
    En 1998, Rafael Fazio, quien había formado parte de la directiva de Orozco, se presentó como opositor en las elecciones. Su gran carta era el proyecto “Estadio”, y para presentarlo trajo a un expositor extranjero: Toll Dallamand. Aseguraban un recinto de alta tecnología, por 53 millones de dólares.

    El proyecto era espectacular. El estadio se terminaría en dos años y se financiaría en un 80 por ciento con la venta de palcos (993 boxes de 23 metros cuadrados cada uno). Sería para 45 mil espectadores, con un hotel, un centro comercial, restaurantes, áreas verdes y piscina. Como marquesina, el estadio tendría una cubierta de fibra para permitir el paso de luz natural y se ubicaría a 10 minutos del centro de Santiago… Fazio perdió las elecciones.

    LA SOSPECHOSA OFERTA DESDE ECUADOR
    En mayo del 2000 Ricardo Martola, uno de los dueños de la empresa ecuatoriana Moconsa, que construyó los estadios “Isidro Romero” de Guayaquil y el de Liga Universitaria de Quito (LDU) se presentó a la “U” con una sospechosa oferta. Ofrecía de su bolsillo, y sin costo para la “U”, cinco millones de dólares para iniciar la construcción de un estadio similar al de la LDU, para 55.400 espectadores. Contaría con 400 suites, por un valor 50 mil dólares cada una, con las que Moconsa lograría sus ganancias. Nunca se llegó más allá.

    ESTADIO EN LOS TRIBUNALES
    Zoran Ciric era el representante legal de Pasat S.A., la empresa que a fines del 2002 le ofreció a la “U” un espectacular proyecto. El grupo proponía tomar a su cargo el marketing del club, construir en la Ciudad azul un estadio, un centro comercial y hasta un delfinario. Pero la relación terminó mal.

    Última Hora

    Otras noticias..