InternacionalTitulares
Tendencia

Gobierno de Donald Trump envió ayuda a sus ciudadanos por más de $1 millón para enfrentar la pandemia del coronavirus

Muchos ciudadanos están usando el dinero de la ayuda para comprar alimentos y otros productos de primera necesidad.

REUTERS

Imagínate que mañana, después de levantarte, fuiste a verificar el saldo de tu cuenta bancaria y descubriste que te habían depositado US$1.200, que dirías?

Ahora imagina que eso le ocurra a millones de personas en tu país.

Eso es precisamente lo que esta semana ha empezado a pasarle a millones de personas en Estados Unidos.

Algunos analistas estiman que entre 125 millones y 150 millones de personas están recibiendo este pago que forma parte de un gran paquete de estímulo a la economía aprobado para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

La ayuda, que consiste en un pago único, es especialmente útil para los 22 millones de personas que se han quedado sin empleo en este país las últimas semanas.

Aunque, para algunos, quizás lo más sorprendente es que no necesitas haber perdido tu fuente de ingreso para beneficiarte.

Perplejas o agradecidas, muchas personas han reaccionado en las redes sociales tras recibir los fondos dando gracias al «tío Sam», la figura con la que desde hace más de un siglo se suele identificar popularmente al gobierno estadounidense.

Más allá del humor y las redes, los estadounidenses han comenzado a gastar el dinero fundamentalmente en bienes esenciales.

La empresa de pagos electrónicos Netspend, que ha procesado casi US$1.000 millones de las ayudas otorgadas, asegura que sus clientes han usado esos recursos para pagar «provisiones para el hogar, comida rápida, farmacias y gasolina, así como también para sacar efectivo de los cajeros automáticos», según reseñó The Washington Post.

Una encuesta previa realizada por la empresa Gallup encontró que el 35% de las personas planificaba usar el dinero para pagar sus facturas cotidianas, el 29% pensaba ahorrarlo o invertirlo y el 16% iba a gastarlo en asuntos básicos como comida o gasolina.

Un cheque con el nombre de Trump estampado

Las ayudas de US$1.200 forman parte de un enorme paquete de estímulo fiscal aprobado por en marzo por el Congreso y el gobierno por valor de US$2 billones -sí, un 2 seguido por 12 ceros-.

Además del pago directo, ese dinero se está empleando para ampliar los beneficios por desempleo, así como en préstamos y ayudas a las empresas.

Las normas previstas para este pago directo a las personas contemplan la entrega de US$1.200 por adulto y un pago adicional por valor de US$500 por cada niño menor de 16 años.

Sin embargo, el monto a recibir se reduce de acuerdo con los ingresos: aquellos adultos que ganan hasta US$75.000 al año reciben el monto completo, pero si superan esa cantidad, el pago se reduce hasta cesar completamente en el caso de quienes ganan US$99.000 al año.

Lo mismo ocurre con las parejas sin hijos, que reciben US$2.400 si ganan menos de US$150.000 al año pero dejan de recibir la ayuda si sus ingresos superan los US$198.000 al año.

Un requisito adicional es que hace falta disponer de número de seguridad social, por lo que quedan por fuera del beneficio todos los inmigrantes sin papeles, incluyendo aquellos que pagan impuestos.

Botón volver arriba