Contáctanos

BBC

BBC: Cómo tu aire acondicionado podría ayudar a salvar el planeta

Gracias a la «solución rápida» ambiental encontrada por el abogado Durwood Zaelke, el mundo podría haberse ahorrado un calentamiento adicional de medio grado celsius.

Roberto Molina

Publicado hace

en

BBC

El abogado ambientalista es el impulsor de una enmienda clave, poco conocida, a la que algunos han llegado a llamar «el acuerdo internacional más exitoso de la historia».

En una entrevista conducida por la periodista de la BBC Hannah Long-Higgins en el marco de la serie Climate Defenders, que realza la batalla de líderes contra el calentamiento global, Zaelke habla de la solución que él mismo encontró para ayudar a combatir el cambio climático.

Según este abogado, hay que darle prioridad a la rapidez de acción. Y su idea para acelerar las cosas es tu aire acondicionado.

«Podemos evitarnos hasta medio grado celsius de calentamiento«, dice, al mismo tiempo que explica que esa cifra se podría duplicar haciendo que los aires acondicionados sean aún más eficientes.

Hace tres años, el abogado logró con su plan persuadir a 197 países para que adoptaran un tratado climático en Kigali, Ruanda.

La llamada enmienda de Kigali quiere reducir gradualmente la utilización de hidrofluorocarburos (HFC), compuestos orgánicos que contienen átomos de flúor e hidrógeno y que son muy utilizados en aires acondicionados y refrigerantes.

Los HFC son considerados gases de efecto invernadero y le causan daño a la capa de ozono.

Mil millones de unidades más en una década

A medida que nuestro planeta se calienta, se necesitarán más aires acondicionados, refrigeradores y otros sistemas de enfriamiento, lo que aumentará la demanda de electricidad.

Se estima que cerca de mil millones de unidades de aire acondicionado adicionales sean instaladas en todo el mundo en los próximos 10 años.

Y para Durwood Zaelke, el reemplazo de componentes HFC por otros más amigables con el medio ambiente podría ayudarnos a reducir la subida de las temperaturas.

El abogado admite que puede que la cifra de medio grado parezca insignificante, pero recalca: «Ya hemos calentado nuestro planeta un grado hasta el momento». Y agrega que las consecuencias han sido «muy malas».

En esta lucha, la enmienda de Kigali es esencial porque exige que un nuevo tipo de refrigerante recientemente desarrollado y respetuoso con el medio ambiente sea instalado en las unidades de aire acondicionado de muchas fábricas alrededor del mundo.

Una reducción de 141 millones de toneladas métricas de CO2

Honeywell Advanced Materials es una de las empresas que fabrica esta nueva gama de refrigerantes.

Su presidente, George Koutsattes, afirma que la adopción de estos productos por una parte del mercado ya ha logrado reducir la cantidad de emisiones de dióxido de carbono en 141 millones de toneladas métricas.

«Es el equivalente de sacar 30 millones de carros de circulación», destaca.

A pesar de que la enmienda de Kigali no ha sido ratificada por el gobierno de Estados Unidos, muchas industrias en este país la están implementando.

«Si no nos apuramos, se nos va a hacer cada vez más difícil proteger nuestro planeta», insiste Zaelke.

Una razón muy personal

Para este hombre, al combatir el cambio climático no se resuelve solamente un problema sino otros relacionados con la pobreza y la paz mundial.

Sin embargo, la batalla contra el tiempo de Zaelke es mucho más personal.

«Mi casa de playa en Carolina del Sur es donde tuve mi primera cita con mi esposa y hacia el final del día ya estaba enamorado».

Su plan actual es detener el aumento del nivel del mar antes de que se hunda su casa.

«El plan b es dejar que el mar llegue y se la lleve porque no puedo venderla», confiesa.

Pero puede que el abogado haya encontrado una solución que lo ayudará a conservar su casa y los recuerdos que viven en ella.

BBC

BBC: ¿Cuánto poder militar tiene realmente Irán?

Los misiles iraníes son clave para su fuerza militar contra Estados Unidos.

Adriana Montecinos

Publicado hace

en

BBC

Irán prometió tomar represalias después de que Estados Unidos matara el viernes a su comandante militar más poderoso en un ataque con aviones no tripulados, en el aeropuerto de Bagdad.

«Una venganza severa les espera» a aquellos detrás del ataque contra el general Qasem Soleimani —comandante de la Guardia Revolucionaria de Irán y uno de los hombres más poderosos de ese país—, dijo el líder supremo de Irán, Alí Jamenei.

Irán no ha especificado qué forma tomarán las represalias. Pero, más allá de las acciones que decida tomar, ¿qué se sabe realmente de la capacidad militar de Irán?

¿Cuán grande es su ejército?

Según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, un centro de estudios con sede en Reino Unido, se estima que hay 523.000 iraníes activos en una variedad de roles militares.

Esto incluye 350.000 personas en el ejército regular, y al menos 150.000 en el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC, por sus siglas en inglés), la organización militar más grande de la República Islámica de Irán, considerada por Estados Unidos como un grupo terrorista.

Hay otras 20.000 personas en servicio en las fuerzas navales del IRGC.

Este grupo opera una serie de lanchas patrulleras armadas en el Estrecho de Ormuz, el sitio donde tuvieron lugar varios enfrentamientos en 2019 donde se vieron involucrados petroleros de bandera extranjera.

El IRGC también controla la unidad Basij, una fuerza de voluntarios que ha contribuido a suprimir la disidencia interna.

Esta unidad puede potencialmente movilizar a cientos de miles de personas.

El IRGC fue establecido hace 40 años para defender el sistema islámico en Irán y se ha convertido en una importante fuerza militar, política y económica por derecho propio.

A pesar de tener menos tropas que el ejército regular, se considera la fuerza militar con más autoridad en Irán.

¿Qué se sabe de las operaciones en el extranjero?

La Fuerza Quds, que estaba liderada por Soleimani, conduce operativos secretos en el extranjero para el IRGC y reporta directamente al líder supremo de Irán, el ayatola Alí Jamenei.

Se estima que tiene cerca de 5.000 efectivos.

La unidad ha sido desplegada en Siria, donde asesoró a elementos militares leales al presidente sirio Bashar al Asad y a las milicias chiitas armadas que lucharon con ellos.

En Irak apoyó a una fuerza paramilitar dominada por chiitas que ayudó a derrotar al grupo Estado Islámico.

Sin embargo, EE.UU. dice que la Fuerza Quds tiene un rol más amplio ya que provee fondos, entrenamiento, armas y equipos a organizaciones que Washington ha catalogado como grupos terroristas en Medio Oriente.

Entre ellos figuran Hezbolá y la Yihad Islámica Palestina.

Los problemas económicos y las sanciones han obstaculizado las importaciones de armas de Irán, que son relativamente pequeñas en comparación con las de otros países de la región.

Según el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, el valor de las importaciones de defensa de Irán entre 2009 y 2018 fue equivalente a solo el 3,5% de las importaciones de Arabia Saudita durante el mismo período.

La mayoría de las importaciones iraníes provienen de Rusia y el resto de China.

¿Tienen misiles?

Sí. Su capacidad en este sentido es una parte clave de su fuerza militar, dada su relativa falta de poder aéreo en comparación con rivales como Israel y Arabia Saudita.

Un informe del Departamento de Defensa de EE.UU. describe a las fuerzas de misiles del país como las más grandes en Medio Oriente.

Según este informe, Irán tiene principalmente misiles de corto y mediano alcance. Dice además que Irán está probando tecnología espacial para poder desarrollar misiles intercontinentales, que pueden viajar mucho más lejos.

Sin embargo, Irán frenó su programa de misiles de largo alcance como parte de su acuerdo nuclear de 2015 con países extranjeros, según señalan investigadores del centro de estudios Royal United Services Institute (RUSI, por sus siglas en inglés) con sede en Londres.

Pero, agregan estos expertos, puede haberse reanudado, dada la incertidumbre que rodea ese acuerdo.

En todo caso, muchos objetivos en Arabia Saudita y el Golfo —y posiblemente en Israel— están dentro del rango de los misiles de corto y mediano alcance que actualmente tiene Irán.

En mayo del año pasado, EE.UU. desplegó un sistema de defensa anti-misiles Patriot en Medio Oriente, cuando aumentaron las tensiones con Irán.

Este está destinado a contrarrestar misiles balísticos, de crucero y aviones de avanzada.

¿Cuáles son sus armas no convencionales?

A pesar de años de sanciones, Irán ha podido desarrollar drones.

En Irak, los drones iraníes se han utilizado desde 2016 en la lucha contra El. Irán también ha ingresado al espacio aéreo israelí con drones armados operados desde bases en Siria, según RUSI.

En junio de 2019, Irán derribó a dos drones de vigilancia estadounidenses, argumentando que habían violado el espacio aéreo iraní sobre el Estrecho de Ormuz.

El otro aspecto del programa de aviones no tripulados de Irán es su disposición a vender o transferir tecnología de drones a sus aliados y representantes en la región, dice Jonathan Marcus, corresponsal diplomático y de defensa de la BBC.

En 2019, ataques con drones y misiles dañaron dos instalaciones petroleras sauditas clave.

Tanto EE.UU. como Arabia Saudita vincularon estos ataques a Irán, aunque Teherán negó su participación en estos incidentes y destacó un reclamo de responsabilidad por parte de rebeldes en Yemen.

¿Tiene Irán capacidades cibernéticas?

Tras un ataque cibernético de gran envergadura contra instalaciones nucleares iraníes en 2010, Irán aumentó sus capacidades en el ciberespacio.

Se cree que el IRGC tiene su propio comando cibernético que hace espionaje comercial y militar.

Un informe militar de EE.UU. señaló que Irán ha puesto en su mira empresas aeroespaciales, contratistas de defensa, empresas de energía y recursos naturales y empresas de telecomunicaciones para hacer operaciones de ciberespionaje en todo el mundo.

Además, en 2019, Microsoft dijo que un grupo de hackers «originado en Irán y que está vinculado al gobierno iraní» había intentado infiltrar la campaña presidencial estadounidense y las cuentas de funcionarios del gobierno estadounidense.

Continua leyendo

BBC

BBC: ¿Cuál fue tu mejor noticia del año 2019?

La BBC creo un vídeo con algunas de las mejores noticias que dejo el año 2019.

Roberto Molina

Publicado hace

en

GOOGLE

El año 2019 nos trajo muchas noticias tristes que hubiésemos preferido no tener que contar. Por eso pensamos en desearte un feliz año nuevo contando la historia más importante para ti.

Por eso la BBC Mundo crearon un vídeo donde no solo los periodista nos cuentan cuáles han sido las mejores noticias que recibieron este año, sino también los lectores.

Continua leyendo

BBC

BBC: ¿Altruismo o egoísmo? Las verdaderas razones de porque la gente hace donaciones de caridad

«No es de la benevolencia del carnicero, cervecero o panadero de donde obtendremos nuestra cena, sino de su preocupación por sus propios intereses»

Adriana Montecinos

Publicado hace

en

BBC

Cuando el economista Adam Smith estaba escribiendo eso su influyente libro «La riqueza de las naciones», en la década de 1770, trataba de explicar que aunque «el hombre está casi permanentemente necesitado de la ayuda de sus semejantes» resulta inútil esperarla a menos de que ofrezca un trato.

«Todo trato es: dame esto que deseo y obtendrás esto otro que deseas tú; así obtenemos la mayor parte de los bienes que necesitamos».

Es por eso que cuando acudimos a ese carnicero, cervecero o panadero, «no recurrimos a su humanidad, sino a su egoísmo, y jamás les hablamos de nuestras necesidades sino de sus ventajas».

Pero, ¿qué pasa cuando se trata de recaudar dinero para obras de caridad?

En estos días, se nos habla con frecuencia no de nuestras ventajas sino de las necesidades de otras personas.

La caridad se ha convertido en un gran negocio, aunque es difícil decir cuán grande: hay pocos datos confiables.

Un estudio reciente estima que los británicos, por ejemplo, donan 54 peniques por cada 100 libras esterlinas. Eso es tres veces más que los alemanes, pero tres veces menos que los estadounidenses.

Según mis cálculos, eso es más o menos lo que los británicos gastan en cerveza, no mucho menos de lo que gastan en carne y tres veces más de lo que gastan en pan.

En importancia económica, la recaudación de fondos de caridad está a la altura del carnicero, cervecero y panadero.

La caridad, por supuesto, es tan vieja como la humanidad.

La antigua costumbre religiosa del diezmo, aquella de dar indirectamente una décima parte de los ingresos a causas dignas, hace que las donaciones modernas de menos de US$1 de cada US$100 parezcan irrisorias.

Aun así, los impuestos han reemplazado los diezmos y muchos recaudadores de fondos modernos no tienen la ventaja de decir que hablan por Dios.

Ahora tienen que ser profesionales en el arte la persuasión, y hay un hombre que es considerado como el padre de ese campo: Charles Sumner Ward.

A finales del siglo XIX, comenzó a trabajar para la Asociación Cristiana de Hombres Jóvenes, más conocida como la YMCA.

Era «un hombre de tamaño mediano», según el New York Post, «y tan amable que nunca se sospecharía que tenía tal poder para influir en los bolsillos reacios«.

La primera vez que ese poder llamó atención fue en 1905, cuando sus empleadores lo enviaron a Washington DC para recaudar dinero para un nuevo edificio.

Ward convenció a un donante rico de que prometiera donar una gran cantidad de efectivo, pero solo si el público recaudaba el resto. Luego estableció una fecha límite artificial para que eso sucediera.

Los diarios reportaron su hazaña con gran entusiasmo.

Ward aplicó sus métodos en muchos otros proyectos. El plan solía tener:

  • un objetivo
  • un límite de tiempo
  • un reloj de campaña que mostraba el progreso
  • trucos publicitarios planeados con precisión militar

En el mundo moderno, todos parecen familiares, pero cuando Ward llegó a Londres en 1912, eran novedosos.

El diario Times quedó adecuadamente impresionado por su «conocimiento de la naturaleza humana y una aplicación extremadamente astuta de los principios comerciales para asegurar la ventaja en el momento psicológico».

La Primera Guerra Mundial trajo más innovaciones para recaudar fondos, como las loterías o la venta de banderas, que tienen equivalentes modernos en pulseras, cintas y calcomanías que muestran que has dado dinero.

Para 1924, Ward tenía una compañía de recaudación de fondos y publicitaba cuánto había recaudado para todo, desde boy scouts hasta templos masónicos.

Para los herederos modernos de Charles Sumner Ward, ¿qué se considera una «aplicación inteligente de los principios comerciales»?

Ejecutivos de publicidad entrevistados para el diario británico The Guardian nos dan algunas pistas.

Las imágenes de niños hambrientos no acumulan muchos «me gusta» en las redes sociales, dicen; es mejor forjar tu marca, interactúar y divertirse.

Los economistas también han estudiado qué motiva las donaciones.

Una teoría se llama «señalización»: donamos en parte para impresionar a otras personas. Eso podría explicar la popularidad de las pulseras, cintas y calcomanías: son una muestra no solo las causas que nos importan, sino también nuestra generosidad.

Las investigaciones experimentales de estas ideas han producido resultados que son un poco deprimentes.

El economista John List y sus colegas enviaron personas a tocar puertas; algunos pedían una donación, otros vendían boletos de lotería por la misma buena causa. Los boletos de lotería recaudaron mucho más, lo que no extraña.

Pero los investigadores también encontraron que a las mujeres jóvenes atractivas que pidieron donaciones les fue mucho mejor, de hecho, tan bien como a los vendedores de lotería.

Como el estudio reconoce secamente: «Ese resultado se debe en gran medida al aumento de las tasas de participación entre los hogares en los que un hombre abrió la puerta».

Eso es evidencia de la teoría de la señalización del altruismo, y se puede ver exactamente a qué tipo de señoritas querían impresionar estos caballeros.

También está la teoría del «cálido resplandor«, que dice que damos para sentirnos bien, o al menos no tan culpables.

El economista James Andreoni estudió la idea preguntándose qué pasaba con las donaciones privadas cuando una organización benéfica comenzaba a recibir un subsidio del gobierno.

Si los donantes daban por puro deseo altruista de garantizar que la organización benéfica pudiera funcionar, entonces las donaciones deberían pasar a otra causa digna cuando llegara el subsidio. Pero eso no sucede, lo que sugiere que no somos puramente altruistas, sino que nos gusta esa calidez que nos da sentir que lo somos.

Está comenzando a sonar como la lógica de Adam Smith se aplica a la caridad después de todo.

«No es de la benevolencia del donante que obtendremos una contribución», podría decir un recaudador de fondos, sino de su preocupación por sentirse bien y verse bien ante los demás».

Pero si las organizaciones benéficas están vendiendo calidez y la capacidad de enviar señales sociales, eso no les da muchos incentivos para hacer algo útil. Solo tienen que contarnos una buena historia.

Algunas personas, por supuesto, toman muy en serio la cuestión de cuánto hacen las buenas organizaciones benéficas. Hay un movimiento que pide «altruismo efectivo», con organizaciones como GiveWell, que estudia la efectividad de las organizaciones benéficas y recomienda cuál podría merecer nuestro dinero.

Los economistas Dean Karlan y Daniel Wood se preguntaron si la evidencia de efectividad mejoraría la recaudación de fondos, y trabajaron con una organización benéfica para averiguarlo.

Algunos de los donantes recibieron una típica foto de correo, una historia emotiva sobre una beneficiaria individual llamada Sebastiana. «Ella no ha conocido nada más que pobreza extrema toda su vida», decía.

Otros recibieron la misma historia pero con un párrafo adicional que señala que «metodologías científicas rigurosas» confirmaron el impacto de la organización benéfica.

¿Los resultados? Algunas personas que previamente habían hecho grandes donaciones parecían impresionadas y daban más. Pero eso fue cancelado por pequeños donantes que dieron menos. El simple hecho de mencionar la ciencia parecía haberle quitado brillo a ese cálido resplandor y aminorado el atractivo emocional.

Y esto puede explicar por qué GiveWell ni siquiera ha tratado de evaluar los nombres conocidos del mundo de la caridad, como Oxfam, Save The Children y World Vision.

En una publicación de blog que suena exasperada, la organización explica que estas organizaciones benéficas «tienden a publicar una gran cantidad de contenido web destinado a la recaudación de fondos, pero muy poco interés para los donantes interesados en el impacto» que tienen sus donaciones.

O, como Adam Smith podría haber dicho: «Jamás les hablamos de nuestra propia eficacia sino de sus ventajas».

Continua leyendo