Contáctanos

BBC

BBC: Qué son los esqueuomorfos y por qué están por todas partes

La BBC nos explica este misterioso mito que tiene a miles de personas buscando alguna respuesta.

Roberto Molina

Publicado hace

en

¿Has oído -o pronunciado- alguna vez la palabra esqueuomorfo?

Posiblemente no estés familiarizado con ella pero si miras a tu alrededor, no será difícil verlos: los esqueuomorfos están por todas partes.

Pero, ¿qué son?

La palabra misma viene del griego: skeuos -que significa herramienta o contenedor- y morphé -forma-, pero no la encontrarás en el diccionario de la Real Academia de la Lengua.

No obstante, el término ha sido usado durante mucho tiempo, particularmente por historiadores y arqueólogos.

Denomina «la presencia en un objeto de rasgos formales que carecen de motivación en relación con sus funciones o condiciones de su producción y que tan sólo pueden explicarse como atavismos con respecto a un modelo diverso en su uso o en condiciones técnicas«, como explicó en su libro «Formas Elocuentes» el prestigioso medievalista Serafín Moralejo Álvarez.

Mmm… ¿aún no te queda muy claro? ¿Y la foto de arriba más que aclarar las cosas, te confunde?

Pues no te preocupes: con unos pocos ejemplos e identificarás esqueuomorfos sin dificultad.

En esos jeans de la foto, y quizás en los tuyos, los esqueuomorfos son los remaches, esas extrañas pero tan familiares piezas de metal.

¿Por qué?

Porque son una herencia estética de una época en que el jeanera demasiado grueso para mantenerse unido solamente con hilo. Aunque más tarde ya no se necesitaban, los remaches de metal se siguieron usando… y eso es un esqueuomorfo.

Son -como escribió Moralejo- «el testimonio más espectacular del profundo arraigo del instinto figurativo de la conciencia y subconsciencia humanas».

Los esqueuomorfos se producen, explica, «porque las formas, adheridas por generaciones a determinados usos, acaban por sentirse como connaturales a ellos».

Piensa en un automóvil.

Más bien en sus ruedas.

Las ruedas de los vagones de antaño y de las bicicletas necesitaban radios, pero después las ruedas de los automóviles no, y sin embargo muchos aún los tienen únicamente por su aspecto.

Es como si las ruedas sin los radios, no fueran ruedas.

Por otro lado, los motores fueron colocados originalmente en la parte delantera de los automóviles porque los caballos halaban a sus antecesores desde adelante.

El «caballo de fuerza» para medir su potencia es en sí mismo un esqueuomorfo, que se quedó con nosotros mucho después de que liberáramos a los caballos de esa tarea.

Y hay un ejemplo más en los autos de lujo: los adornos del capó, que solían ser simples tapas de radiadores.

Un ejemplo clásico de esqueuomorfismo lo encuentras en las decoraciones en las piedras de los antiguos templos griegos.

Los triglifos dóricos, esos diseños con tres bandas verticales separadas por acanaladuras, se derivaron de los de templos de madera anteriores y se crearon exclusivamente con fines ornamentales.

Los triglifos en la piedra están en el lugar que solían estar los extremos de las vigas con las que se hacían los tejados de las casas. Aunque la madera dejó de usarse, su huella quedó, como decoración, en la piedra.

Y, hablando de eliminar, en varios casos los diseñadores de los esqueuomorfos se valen precisamente de los objetos que la innovación está enviando al olvido.

¿Cuántos sobres se dejaron de usar con la llegada del email, cuyo ícono es un sobre? El reloj logró reinventarse pero ¿cuántas cámaras como las del dibujo al que le haces clic cuando quieres tomar fotos ya no se compran?

Lo que la moda se llevó y la intuición rescató

Entre tanto, en el ámbito del diseño de interfaz gráfica surgió otro modelo -el Flat o plano- como alternativa al esqueuomórfico.

Esa tendencia se puso de moda y consiguió destronar al esqueuomorfismo como paradigma en el diseño de interfaces.

Sin embargo, quizás es más apropiado en este caso usar el otro nombre que usan los diseñadores para el esqueuomorfismo –diseño realista– pues no siempre es fácil afirmar que el diseño flat dejó al esqueuomórfico atrás.

Fíjate por ejemplo en los íconos de la cámara, el video y los mensajes en esta imagen que tiene a la izquierda una interfaz realista y a la derecha, flat… ¿no te parece que ambas versiones son esqueuomorfas?

BBC

BBC: El origen de la violencia subterránea que emergió en las manifestaciones en Chile

Los vecinos del centro de Santiago los ven desde su ventana. Algunos han intentado dialogar con ellos. Los llaman «vándalos», «encapuchados», «lumpen», «violentistas» y, de forma irónica, «blancas palomas».

Adriana Montecinos

Publicado hace

en

RT

Los apelativos van cambiando en el discurso público. Son los jóvenes que cada día protagonizan violentos incidentes en la céntrica Plaza Italia de Santiago y en distintos puntos de la Alameda antes, durante o después de las multitudinarias manifestaciones pacíficas que comenzaron en Chile el 19 de octubre recién pasado.

En esos incidentes, cruzan piedrazos con los carabineros, que responden con gases lacrimógenas y perdigones. Están allí cuando comienzan los incendios y los saqueos. Son parte de la violencia que se ha hecho visible en estos días de movilización en distintos lugares del país.

También están ahí las denuncias por homicidios, golpizas, abusos sexuales y lesiones de distinta gravedad contra las fuerzas de seguridad. Las mismas que han movilizado a un grupo de monitoreo de Naciones Unidas, a una misión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y causan la preocupación de organizaciones internacionales como Human Rights Watch y Amnistía Internacional.

Parece que junto a las esperanzas de cambio que inspiran hoy a miles de chilenos a salir a las calles se hubiera levantado también el velo que cubría una violencia que, o no se quiso ver antes, en el caso de la protagonizada por algunos jóvenes, o se pensó que nunca regresaría al país, en el caso de los uniformados.

Una cosa es no ser el oasis en Latinoamérica, otra que el país se convirtiera en escenario de saqueos prácticamente diarios y que, en apenas 10 días, se hayan presentado ya más de 120 querellas por presuntas violaciones a los derechos humanos.

¿Qué pasó en Chile? ¿De dónde surge la violencia?

La antropóloga Francisca Márquez los ve actuar cada día y los describe para BBC Mundo: la mayoría son hombres, jóvenes y adolescentes. Llevan la cabeza mal tapada por un trapo, provocan y se enfrentan en grupo contra carabineros.

Golpean la vereda hasta arrancar trozos de concreto con los que disparan a los carros lanzaaguas. Arrancan en piño, se lanzan al suelo en punta y codo. Tienen «panza de cerveza», a veces llevan el torso desnudo. Son «jóvenes populares», dice Márquez.

Se les acusa de opacar las marchas y socavar el mayoritario apoyo a las movilizaciones. Son «carne de cañón» de las permanentes ráfagas de gases lacrimógenos y perdigones con los que la policía intenta disolverlos cada día. Son, también, fruto de la sociedad chilena, dice la antropóloga.

«Estos jóvenes, vándalos, lumpen, son nuestros hijos: pasaron por nuestra educación pública, son resultado de este sistema. No podemos venir a tratarlos de alienígenas, no cayeron de Cuba, ni de Venezuela, nosotros los engendramos. Son terceras, cuartas generaciones tras la dictadura».

«Y debemos preguntarnos qué hemos hecho para que ellos nos apedreen, para que quemen todo lo que es símbolo de progreso», sostiene Márquez.

«Me ha sorprendido que hay algo infantil en ellos. Llevan unos escudos improvisados, sacados de material de la calle, su ropa y su aspecto es muy precario. Tienen una capacidad muy certera de lanzar piedras muy lejos y se mueven como si jugaran a la guerra. Si el carabinero no responde, es como si no hubiera manifestación. Y creo que juegan a la guerra porque no tienen mucho más que hacer«, dice.

«Son los jóvenes de la canción de Los Prisioneros, a los que nos les queda nada más que patear piedras. Y aquí literalmente están haciendo eso: pateando piedras. Estudiaron en nuestras escuelas públicas, las más segregadas de Latinoamérica, algunos son la primera generación entrada a la universidad: son pastizal para cualquier incendio…».

«Son los que han visto a sus mamás haciendo aseo, a sus padres reciclando en la basura. Tienen los ojos brillantes, porque aquí ciertamente circula droga y ellos ciertamente han sido víctimas del tráfico. Cuando los veo pasar por el parque me pregunto si finalmente no están encontrando ahí su sentido y su identidad», agrega.

La antropóloga describe que, en los primeros días de protestas, bajó a enfrentarlos junto a otras personas: «Les explicamos que éramos vecinos. Eran cabros marginales, nos respondían ‘mamita’, ‘papito’, ‘vecinito’, ‘no se preocupe’. Con ellos pudimos conversar».

«Responden violencia con violencia»

El sociólogo Daniel Chernilo plantea que si bien la violencia está a la base de la vida social, y se expresa en la vida cotidiana en Chile con actos que van desde los feminicidios a la dureza en la convivencia urbana, hay un fenómeno específico que se ha expresado en estas manifestaciones: el de jóvenes que no creen en la democracia ni la convivencia pacífica, porque no ven en ellas nada de valor.

«Creo que en el caso chileno, pero no sólo en Chile, hay hace tiempo un grupo reducido, de gente más bien joven, de clase media baja, con estudios secundarios completos, muchos de ellos con paso por la universidad, que han desarrollado una visión de mundo, una ideología que por un lado legitima la violencia como medio político y que, por otro, cuando los llamas a respetar las normas de la vida en democracia, no creen en nada de lo que se les está diciendo».

«No ven que la democracia sea capaz de protegerlos o que tenga la capacidad de promoverlos… Ven las reglas de la convivencia pacífica como una hipocresía, y responden violencia con violencia».

Para Chernilo, esos fenómenos no deben confundirse con los de los saqueos, que no se habrían producido, dice, si no se hubieran generado determinadas condiciones de inestabilidad.

En ellos pueden participar personas por imitación, por necesidad o por pobreza. «Puede haber un elemento narco o personas que funcionan en el mercado informal».

Según las investigaciones de la fiscalía, en los saqueos que ahora se investigan hubo gente que aprovechó la oportunidad para entrar a los locales una vez que una turba rompía los accesos, pero también grupos que parecen haber actuado de forma coordinada para sustraer lo que encontraban o para cometer delitos en los que ya tenían antecedentes, como el robo de cajeros automáticos.

Pero el fenómeno en Chile no se agota en estos delitos, plantea Chernilo.

«Yo viví en Inglaterra, donde el 2011 hubo saqueos de parte de grupos que tenían niveles aceptables de educación. Los veías saquear cosas que no podían conseguir, teléfonos, cosas así. En Chile es más complejo. Porque para algunos hay una ideología detrás, una que cree que el Estado es enemigo, que la democracia es represora y que ve la propiedad privada como una fuente de problemas», dice el académico de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Jóvenes manifestantes, uniformados jóvenes

La violencia se ha visto retratada también en las graves acusaciones que enfrentan los carabineros. La institución asegura que se trata de denuncias que todavía están en investigación y que serán los tribunales los que deban aclarar la verdad.

Cuentan que ha habido 900 uniformados lesionados en las protestas, algunos de ellos en estado grave.

Mientras, el Instituto Nacional de Derechos Humanos reporta en tanto cinco querellas por homicidios con presunta intervención de agentes del Estado, 120 denuncias por torturas -incluidas dos violaciones- y más de 1.300 civiles heridos.

«Entiendo que hoy el foco se ponga en estos jóvenes que veo desde mi ventana, que tiran piedras, que increpan a la policía. Pero también soy testigo de la cantidad de lacrimógenas que se tiran a todos los que se manifiestan. Basta que un grupo de escolares se instale con un lienzo para que lleguen las bombas lacrimógenas. Eso es un acto de violencia», dice Francisca Márquez.

«Hay un fenómeno muy deficitario de aprendizaje en las fuerzas de seguridad del estado respecto a qué significa respetar el derecho legítimo a manifestarse incluso cuando uno no tiene permiso, al derecho legítimo a usar el espacio público como espacio de desobediencia civil y respecto a cómo mantener el orden público y respetar los derechos humanos», dice Daniel Chernilo.

Expertos como el abogado Cristián Riego, docente de la Universidad Diego Portales y uno de los creadores del actual sistema de justicia chileno, ha planteado que en Chile, previo a las manifestaciones, ya existía una «crisis policial» y antecedentes previos de maltrato a detenidos.

Chernilo plantea que los escándalos previos en la institución -referidos por ejemplo al mal uso y apropiación de fondos públicos- prueba además que los uniformados no funcionan bajo un control civil real, y que, por lo tanto, su forma de comportarse en el mundo civil es deficitaria. «La sensación que tiene mucha gente es que las marchas pacíficas se reprimen con dureza, y los actos de violencia tienen una respuesta tardía».

«Hay algo fantasmagórico que se nos aparece», plantea Márquez tras las denuncias contra uniformados. «Como si la dictadura hubiese permeado las prácticas de los jóvenes militares hoy día. Yo me pregunto quiénes son formados y quiénes los están formando, qué están aprendiendo».

Violencia naturalizada

Grupos anarquistas hay en todos lados, explica Chernilo. Y la violencia policial tampoco es un fenómeno exclusivo de Chile, sino un fenómeno lamentablemente más o menos extendido. Lo que es específico de Chile, dice el sociólogo, es que existe, hace tiempo, «una tolerancia relativamente alta a que la violencia se exprese en lugares públicos».

«La violencia en Chile está naturalizada, y eso hace que cueste más rechazarla, incluso en las manifestaciones. Pasa en el estadio de fútbol, por ejemplo, incluso entre hinchas que no son violentos hay violencia. Pasa en las calles, en cómo se conduce. La violencia es parte de la vida diaria».

«El puntapié inicial fue la declaración de guerra de Piñera», dice Márquez sobre los hechos de violencia de los últimos días. «Pero además el Estado de Chile y este gobierno tienen una amnesia histórica: como si todo partiera con los grupos violentistas. Desconoce que la violencia se ha ido instalando sistemáticamente en el país, no sólo en dictadura, sino en democracia», dice.

«En los medios a veces esto se discute como algo muy subjetivo, como si sólo dependiera de mirarnos a los ojos».

«Pero no: también tenemos que hablar de los factores estructurales de la violencia, de cómo en Chile se han ido instalando comportamientos sociales que debilitan los códigos moralesdonde todo es posible, donde se dice sí o no según conveniencia. Donde todo es sospecha, todo es pensar si alguien se está aprovechando de ti. Donde los códigos de honradez o temperancia, no valen. Lo que sirve es aprender las reglas del mercado para poder vivir».

«Eso va a creando un deterioro de lo común, de la comunidad. Eso carcome el tejido social», concluye.

Continua leyendo

BBC

Iceberg de miles de millones de toneladas de hielo se desprendió en la Antártida

La plataforma Amery, uno de los mayores bancos de hielo de la Antártica, produjo su iceberg más grande en más de 50 años.

Roberto Molina

Publicado hace

en

GOOGLE

El gran tamaño del iceberg implica que tendrá que ser monitoreado y rastreado porque en el futuro puede suponer una amenaza para la navegación.

La última vez que hubo un desprendimiento mayor en Amery fue a principios de los años 60. En esa ocasión, el área del iceberg comprendió unos 9.000 km cuadrados.

Amery es la tercera plataforma de hielo más grande en la Antártica y es un canal de drenaje fundamental para el este del continente.

El nuevo iceberg se desprendió totalmente de la plataforma el pasado 25 de septiembre, según informó este lunes en su cuenta de Twitter Copernicus, el programa de observación de la Tierra de la Unión Europea en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

El tuit fue acompañado de dos imágenes capturadas y procesadas por el satélite Sentinel 1: en la primera, del 20 septiembre, se aprecia una grieta en Amery, mientras que en la segunda, obtenida cinco días después, el iceberg está completamente separado de la plataforma de hielo.

La plataforma de hielo es, en esencia, la extensión flotante de un número de glaciares que fluyen de la tierra al mar.

El desprendimiento de icebergs en el océano es la manera que tienen las corrientes de hielo de mantener el equilibrio. Por tanto, los científicos sabían que se iba a producir esta fractura.

Lo que es interesante es que gran parte de la atención se había puesto hacia el este de la sección que se desprendió, hacia un segmento de Amery que cariñosamente se conoce como «diente suelto» por su parecido, en imágenes satelitales, a los dientes de un niño.

Las dos áreas de hielo compartían la misma fisura.

Pero a pesar de estar tambaleante, el «diente suelto» sigue unido a la plataforma. El bloque desprendido es el D28.

«Es un molar en comparación con un diente de leche», le dijo a la BBC la profesora Helen Fricker, de la Institución de Oceanografía Scripps.

«No es el cambio climático»

Fricker predijo en 2002 que el «diente suelto» se desprendería en algún momento entre 2010 y 2015.

«Estoy emocionada al ver este evento de fragmentación después de todos estos años. Sabíamos que algo pasaría, pero, solo para mantenernos en la realidad, no es exactamente lo que esperábamos que fuera», añadió.

La investigadora subrayó que no hay un vínculo entre este fenómeno y el cambio climático.

Datos satelitales que se remontan a los años 90 muestran que Amery está en equilibrio con su entorno, pese al fuerte derretimiento de la superficie sufrido en verano.

«Si bien hay mucho de lo que preocuparse en la Antártida, todavía no hay razón para la alarma para esta plataforma de hielo en especial», explicó Fricker.

No obstante, la División Australiana de la Antártica monitoreará Amery de cerca para ver si hay alguna reacción. Los científicos del organismo tienen equipamiento en la región.

Es posible que la pérdida de un iceberg tan grande pueda cambiar la geometría en el frente de la plataforma. Esto puede influir en el comportamiento de las grietas e incluso en la estabilidad del «diente suelto».

Se calcula que D28 tiene 210 metros de grosor y contiene unos 315.000 millones de toneladas de hielo.

El nombre lo recibe de un sistema de clasificación utilizado por el Centro Nacional de Hielo de Estados Unidos, que divide la Antártica en cuadrantes.

Las corrientes cercanas a la orilla y los vientos impulsarán a D28 hacia el oeste. y probablemente tardará años en romperse y derretirse completamente.

Continua leyendo

BBC

BBC: ¿Cómo construir algo de valor y significado cultural que dure 10.000 años?

Cuando recientemente visité Japón, fui testigo del 66º ciclo de un ritual que empezó hace más de 13 siglos.

Roberto Molina

Publicado hace

en

BBC NEWS

Cuando recientemente visité Japón, fui testigo del 66º ciclo de un ritual que empezó hace más de 13 siglos.

Vi a la princesa heredera Masako liderar una procesión de sacerdotes sintoístas que cargaban tesoros del templo viejo al nuevo.

En Ise, desde por lo menos el siglo VII y cada 20 años, reconstruyen el gran altar Jingu con postes y madera.

Como parte del ritual sintoísta, esto no solo mantiene intacta la estructura pese a estar hecha de materiales relativamente efímeros, sino que le permite al constructor maestro del templo formar a la siguiente generación.

Un reloj para la posteridad

Durante las últimas dos décadas, he estado trabajando en The Long Now Foundation (la fundación del largo ahora) junto al científico informático Danny Hillis y un equipo de ingenieros para construir un reloj de 10.000 años de tamaño monumental como ícono del pensamiento a largo plazo.

La idea es crear una provocación lo suficientemente grande tanto en escala como en el tiempo para que, cuando nos veamos confrontada a ella, nos tengamos que implicar en nuestro futuro.

Construir una máquina para que dure 10.000 años requirió sumergirse en la historia y el presente para ver cómo perduran los artefactos.

Podemos hacer que la maquinaria del reloj sea más lenta para que no se desgaste tanto, pero ¿qué pasa con los materiales y la ubicación?

En los últimos 20 años he estudiado cómo han perdurado otras estructuras y sistemas en el tiempo, y he visitado todas las que he podido.

Algunos objetos se conservaron simplemente por estar perdidos o enterrados, algunos sobrevivieron a plena luz por su tamaño, otros experimentaron estrategias mucho más sutiles.

Pocos objetos hechos por el ser humano duran algo más que unos siglos, mucho menos milenios.

Historias, mitos, religiones, algunas instituciones así como estructuras y artefactos han durado milenios.

La mayoría de estos no fueron construidos con la intención de la longevidad extrema, sino que son accidentes de la historia.

Esfuerzos más recientes como lugares para depositar desechos nucleares, almacenes genealógicos y criptas de semillas fueron diseñados explícitamente para durar miles o incluso cientos de miles de años.

Hay una serie de lecciones que podemos aprender del pasado y el presente, desde asuntos materiales y de ingeniería hasta cuestiones ideológicas.

Hablaré sobre varias de ellas y sobre cómo han influido en nuestro trabajo en el reloj de los 10.000 años.

Objetos perdidos

Algunos de los objetos más únicos y significativos de la historia han sobrevivido no intencionadamente sino gracias a que fueron perdidos y hallados en un determinado momento.

Los pergaminos del mar Muerto, la piedra Rossetta y el mecanismo de Anticitera nunca habrían llegado a la era moderna si no se hubieran perdido antes.

El mecanismo de Anticitera ha sido especialmente interesante para mí porque también era un reloj planetario, siglos por delante de su tiempo. Fue descubierto como piezas de engranaje oxidado en los restos de un barco naufragado hace más de 2.000 años cerca de Anticitera, Grecia.

No se ha encontrado un dispositivo similar de esa era. Su manufactura, comprensión de los eventos celestiales y engranaje son notables en el sentido de que muchas de sus ideas y principios mecánicos no se volverían a ver hasta que Europa emergió de la edad oscura unos 1.300 años después.

Además, se debieron de necesitar muchas repeticiones para construir un artefacto así, por lo que es un misterio el hecho de que no tengamos otros ejemplos.

Claramente, la única razón por la que este sobrevivió es que se perdió. Pero incluso después de ser encontrado, languideció durante décadas en un almacén hasta que estudios de rayos X revelaron su verdadera complejidad y propósito como modelo astronómico.

La otra lección aprendida de nuestro proyecto del reloj de 10.000 años es que los objetos mecánicos son mucho mejores que los electrónicos como documentación.

Esta es una de las razones principales por las que estamos construyendo un gran aparato mecánico. Incluso si en 10.000 años solo sobreviven partes de él, es probable que las personas puedan determinar su propósito e incluso repararlo si es necesario.

Lugares remotos

Las ciudades pueden prosperar por más de 1.000 años, pero se renuevan cada década que pasa.

Por cada artefacto urbano que ha durado más de mil años, hay una lista innumerable de objetos destruidos por la guerra, cambios civiles o accidentes. Los lugares remotos generalmente crean mucha más oportunidad para la supervivencia a largo plazo.

Lugares espectaculares como Petra y Machu Picchu fueron preservados -casi con certeza- debido a su distancia de las ciudades.

Hace varios inviernos, viajé a la cripta mundial de almacén de semillas de Svalbard (océano Glacial Ártico), el lugar deshabitado más al norte en la Tierra.

Esta cámara acorazada se diseñó para durar más de 1.000 años como un repuesto de seguridad de las semillas de cultivo del mundo. Sin embargo, al construirlo, los diseñadores no se dieron cuenta de cómo fascinaría al mundo. No fue construido para ser visitado y tuvieron que decirles a quienes viajaban allí desde todas partes del globo que solo podían verlo por fuera.

En el caso de nuestro viaje lo planeamos para que coincidiera con una de las dos únicas veces al año que lo abren para depositar semillas.

Al firmar el libro de visitas, vi los nombres de delegaciones anteriores, que incluían personas como Jimmy Carter y Ban Ki-moon, y me di cuenta de que la lejanía del lugar hizo que fuera más interesante para el resto del mundo.

Como sede del reloj de 10.000 años hemos seleccionado un lugar en el lejano oeste, en Texas (EE.UU.), que está a horas de distancia de cualquier aeropuerto y requiere un día de senderismo para llegar a él.

Dado que el proyecto, está hecho para que las personas cambien su forma de concebir el tiempo, el lugar remoto aporta a la vez expectación y tiempo para procesar la visita, haciendo que el aislamiento sea tan crucial para sus cualidades míticas como lo es para su preservación.

Bajo tierra

Muchos de los artefactos mejor preservados probablemente pasaron la mayor parte del tiempo bajo tierra. El entorno subterráneo los protege de la luz solar y generalmente mantiene una temperatura muy estable. La subida y bajada de las temperaturas acelera la oxidación y el envejecimiento.

De hecho, cuando los fabricantes hacen pruebas de envejecimiento rápido para los materiales, lo suelen hacer mediante subidas y bajadas de la temperatura (y efectos químicos que veremos después).

Las tumbas ornamentales de Luxor, Egipto, pinturas rupestres como Lascaux en el suroeste francés, e incluso artefactos delicados como los pergaminos del mar Muerto fueron todos preservados bajo tierra durante miles de años.

No obstante, hay un serio obstáculo para el intento de preservar cosas bajo tierra: el agua.

He visitado lugares de desechos nucleares en EE.UU. y Europa, la cripta global de semillas y el Archivo Genealógico mormón, y en todos los casos están perdiendo la batalla para mantener el agua fuera.

A través de siglos y milenios, el agua siempre encuentra un camino. Los únicos casos exitosos que he visto se dan cuando se redirige el agua más que cuando se pretende bloquear.

Los antiguos arrozales de Asia son muestra de la eficacia de reconducir cuidadosamente el agua durante miles de años.

Construir el reloj de los 10.000 años bajo tierra es importante no solo para preservarlo sino también para registrar el tiempo.

Cuantos menos cambios de temperatura experimente un reloj mecánico, más preciso será.

Sin embargo, después de ver las dificultades con el agua en casi cada lugar subterráneo que he visitado, tuvimos que pensar muy cuidadosamente sobre cómo lo íbamos a hacer.

Nuestra localización bajo tierra está en una montaña para minimizar el área de drenaje que puede recolectar agua, pero todavía asumimos que el agua entrará. Para enfrentar esta eventualidad, nos aseguramos de que el agua no quedaría atrapada en ningún sitio y que podría escapar por lo más hondo del sitio.

Ya que no podemos detener el agua, podemos elegir hacia dónde redirigirla.

Materiales

Uno de los primeros científicos de materiales con los que hablé sobre cómo construir cosas que duren miles de años me dio una idea interesante: «Todo se está quemando, solo que a ritmos diferentes».

Lo que quiso decir es que lo que percibimos como envejecimiento es realmente oxidación, corrosión. Cuando nos imaginamos materiales que pueden durar miles de años, la mayoría de las personas pensamos en piedras o metales preciosos como el oro, porque no se oxidan fácilmente.

Pero incluso cuerpos humanos pueden ser preservados durante milenios si se almacenan en el entorno químico adecuado, como lo demuestran las momias de Egipto.

No hace mucho tiempo se encontró en Armenia un zapato de cuero perfectamente preservado de hace más de 5.500 años. A menudo, la longevidad de un material no depende tanto del objeto sino del entorno en el que se encuentra. En el caso del zapato de piel, estaba enterrado en una cueva y sellado en excremento de oveja, que crea el entorno anaeróbico perfecto de temperatura estable.

Continua leyendo