Contáctanos

BBC

Naomi Jacobs, la mujer que se acostó con 32 años de edad y despertó con 15

Roberto Molina

Publicado hace

en

Naomi Jacobs olvidó quién era ella y tuvo que empezar a buscar pistas sobre sí misma.

Ocurrió un jueves de abril en la ciudad británica de Manchester, en una pequeña casa de ladrillos marrones, al momento de despertarse.

«Los primeros segundos pensé que todavía estaba soñando. Bueno, era más bien una pesadilla . No podía reconocer la habitación en la que me había despertado», cuenta.

«Me acuerdo que lo primero que vi fueron las cortinas y no las reconocí y luego todo en el cuarto… el armario, la cama en la que estaba acostada… miré mi cuerpo y tenía una pijama puesta que nunca había visto. Todo era ajeno».

«Salté de la cama y me vi en el espejo. Mi cara había cambiado. Me veía pálida y supe que había envejecido . Cuando hablé en voz alta por primera vez, mi voz sonaba muy diferente».

Pero, ¿diferente a qué?

«Yo pensaba que tenía 15 años. Todos mis sentidos, todas mis emociones eran las de una chica de 15 años de edad. Y creía que era 1992«.

Pero no era 1992 y Naomi no tenía 15 años. El año era 2008 y ella tenía 32 años de edad.

Había perdido toda la memoria de la última década y media de su vida.

Regreso al futuro

Naomi tuvo que enfrentar el siglo XXI como la quinceañera que había sido, poniéndose al día con la vida moderna, tecnología, cultura y noticias.

Para ella, las redes sociales no existían , tampoco internet, iPods, iPads… en fin.

En su realidad, en Sudáfrica el sistema político y social apartheid seguía en píe y Nelson Mandela no había terminado de recorrer su largo camino hacia la libertad.

En Irak, Saddam Hussein estaba en el poder, mientras que en Inglaterra, la princesa Diana continuaba acumulando admiradores.

Y en Estados Unidos, la idea de que un hombre de piel oscura pudiera siquiera aspirar a llegar a la Casa Blanca seguía siendo un sueño para unos, una pesadilla para otros.

«¡Guau! Eso fue increíble. Sencillamente no lo podía asimilar. Realmente nunca pensé que vería algo así en mi vida. Pensé que era una broma al principio…’¿Quién es este Obama? ¿Es en serio?'», recuerda Naomi.

Un niño llamado Leo

Pero lo más desafiante fue ajustarse al hecho de que era madre de un niño de 10 añosllamado Leo.

«Durante las primeras 24 horas, en realidad no podía comprender el hecho de que tenía un hijo, aunque me dijeron que sí, y lo vi y me maravilló. Estaba anonadada viendo esa versión en miniatura de mí saliendo de un salón de clase, con una enorme sonrisa, y lo único que pude hacer fue quedarme mirándolo», cuenta.

BBC

BBC: ¿Cómo construir algo de valor y significado cultural que dure 10.000 años?

Cuando recientemente visité Japón, fui testigo del 66º ciclo de un ritual que empezó hace más de 13 siglos.

Roberto Molina

Publicado hace

en

BBC NEWS

Cuando recientemente visité Japón, fui testigo del 66º ciclo de un ritual que empezó hace más de 13 siglos.

Vi a la princesa heredera Masako liderar una procesión de sacerdotes sintoístas que cargaban tesoros del templo viejo al nuevo.

En Ise, desde por lo menos el siglo VII y cada 20 años, reconstruyen el gran altar Jingu con postes y madera.

Como parte del ritual sintoísta, esto no solo mantiene intacta la estructura pese a estar hecha de materiales relativamente efímeros, sino que le permite al constructor maestro del templo formar a la siguiente generación.

Un reloj para la posteridad

Durante las últimas dos décadas, he estado trabajando en The Long Now Foundation (la fundación del largo ahora) junto al científico informático Danny Hillis y un equipo de ingenieros para construir un reloj de 10.000 años de tamaño monumental como ícono del pensamiento a largo plazo.

La idea es crear una provocación lo suficientemente grande tanto en escala como en el tiempo para que, cuando nos veamos confrontada a ella, nos tengamos que implicar en nuestro futuro.

Construir una máquina para que dure 10.000 años requirió sumergirse en la historia y el presente para ver cómo perduran los artefactos.

Podemos hacer que la maquinaria del reloj sea más lenta para que no se desgaste tanto, pero ¿qué pasa con los materiales y la ubicación?

En los últimos 20 años he estudiado cómo han perdurado otras estructuras y sistemas en el tiempo, y he visitado todas las que he podido.

Algunos objetos se conservaron simplemente por estar perdidos o enterrados, algunos sobrevivieron a plena luz por su tamaño, otros experimentaron estrategias mucho más sutiles.

Pocos objetos hechos por el ser humano duran algo más que unos siglos, mucho menos milenios.

Historias, mitos, religiones, algunas instituciones así como estructuras y artefactos han durado milenios.

La mayoría de estos no fueron construidos con la intención de la longevidad extrema, sino que son accidentes de la historia.

Esfuerzos más recientes como lugares para depositar desechos nucleares, almacenes genealógicos y criptas de semillas fueron diseñados explícitamente para durar miles o incluso cientos de miles de años.

Hay una serie de lecciones que podemos aprender del pasado y el presente, desde asuntos materiales y de ingeniería hasta cuestiones ideológicas.

Hablaré sobre varias de ellas y sobre cómo han influido en nuestro trabajo en el reloj de los 10.000 años.

Objetos perdidos

Algunos de los objetos más únicos y significativos de la historia han sobrevivido no intencionadamente sino gracias a que fueron perdidos y hallados en un determinado momento.

Los pergaminos del mar Muerto, la piedra Rossetta y el mecanismo de Anticitera nunca habrían llegado a la era moderna si no se hubieran perdido antes.

El mecanismo de Anticitera ha sido especialmente interesante para mí porque también era un reloj planetario, siglos por delante de su tiempo. Fue descubierto como piezas de engranaje oxidado en los restos de un barco naufragado hace más de 2.000 años cerca de Anticitera, Grecia.

No se ha encontrado un dispositivo similar de esa era. Su manufactura, comprensión de los eventos celestiales y engranaje son notables en el sentido de que muchas de sus ideas y principios mecánicos no se volverían a ver hasta que Europa emergió de la edad oscura unos 1.300 años después.

Además, se debieron de necesitar muchas repeticiones para construir un artefacto así, por lo que es un misterio el hecho de que no tengamos otros ejemplos.

Claramente, la única razón por la que este sobrevivió es que se perdió. Pero incluso después de ser encontrado, languideció durante décadas en un almacén hasta que estudios de rayos X revelaron su verdadera complejidad y propósito como modelo astronómico.

La otra lección aprendida de nuestro proyecto del reloj de 10.000 años es que los objetos mecánicos son mucho mejores que los electrónicos como documentación.

Esta es una de las razones principales por las que estamos construyendo un gran aparato mecánico. Incluso si en 10.000 años solo sobreviven partes de él, es probable que las personas puedan determinar su propósito e incluso repararlo si es necesario.

Lugares remotos

Las ciudades pueden prosperar por más de 1.000 años, pero se renuevan cada década que pasa.

Por cada artefacto urbano que ha durado más de mil años, hay una lista innumerable de objetos destruidos por la guerra, cambios civiles o accidentes. Los lugares remotos generalmente crean mucha más oportunidad para la supervivencia a largo plazo.

Lugares espectaculares como Petra y Machu Picchu fueron preservados -casi con certeza- debido a su distancia de las ciudades.

Hace varios inviernos, viajé a la cripta mundial de almacén de semillas de Svalbard (océano Glacial Ártico), el lugar deshabitado más al norte en la Tierra.

Esta cámara acorazada se diseñó para durar más de 1.000 años como un repuesto de seguridad de las semillas de cultivo del mundo. Sin embargo, al construirlo, los diseñadores no se dieron cuenta de cómo fascinaría al mundo. No fue construido para ser visitado y tuvieron que decirles a quienes viajaban allí desde todas partes del globo que solo podían verlo por fuera.

En el caso de nuestro viaje lo planeamos para que coincidiera con una de las dos únicas veces al año que lo abren para depositar semillas.

Al firmar el libro de visitas, vi los nombres de delegaciones anteriores, que incluían personas como Jimmy Carter y Ban Ki-moon, y me di cuenta de que la lejanía del lugar hizo que fuera más interesante para el resto del mundo.

Como sede del reloj de 10.000 años hemos seleccionado un lugar en el lejano oeste, en Texas (EE.UU.), que está a horas de distancia de cualquier aeropuerto y requiere un día de senderismo para llegar a él.

Dado que el proyecto, está hecho para que las personas cambien su forma de concebir el tiempo, el lugar remoto aporta a la vez expectación y tiempo para procesar la visita, haciendo que el aislamiento sea tan crucial para sus cualidades míticas como lo es para su preservación.

Bajo tierra

Muchos de los artefactos mejor preservados probablemente pasaron la mayor parte del tiempo bajo tierra. El entorno subterráneo los protege de la luz solar y generalmente mantiene una temperatura muy estable. La subida y bajada de las temperaturas acelera la oxidación y el envejecimiento.

De hecho, cuando los fabricantes hacen pruebas de envejecimiento rápido para los materiales, lo suelen hacer mediante subidas y bajadas de la temperatura (y efectos químicos que veremos después).

Las tumbas ornamentales de Luxor, Egipto, pinturas rupestres como Lascaux en el suroeste francés, e incluso artefactos delicados como los pergaminos del mar Muerto fueron todos preservados bajo tierra durante miles de años.

No obstante, hay un serio obstáculo para el intento de preservar cosas bajo tierra: el agua.

He visitado lugares de desechos nucleares en EE.UU. y Europa, la cripta global de semillas y el Archivo Genealógico mormón, y en todos los casos están perdiendo la batalla para mantener el agua fuera.

A través de siglos y milenios, el agua siempre encuentra un camino. Los únicos casos exitosos que he visto se dan cuando se redirige el agua más que cuando se pretende bloquear.

Los antiguos arrozales de Asia son muestra de la eficacia de reconducir cuidadosamente el agua durante miles de años.

Construir el reloj de los 10.000 años bajo tierra es importante no solo para preservarlo sino también para registrar el tiempo.

Cuantos menos cambios de temperatura experimente un reloj mecánico, más preciso será.

Sin embargo, después de ver las dificultades con el agua en casi cada lugar subterráneo que he visitado, tuvimos que pensar muy cuidadosamente sobre cómo lo íbamos a hacer.

Nuestra localización bajo tierra está en una montaña para minimizar el área de drenaje que puede recolectar agua, pero todavía asumimos que el agua entrará. Para enfrentar esta eventualidad, nos aseguramos de que el agua no quedaría atrapada en ningún sitio y que podría escapar por lo más hondo del sitio.

Ya que no podemos detener el agua, podemos elegir hacia dónde redirigirla.

Materiales

Uno de los primeros científicos de materiales con los que hablé sobre cómo construir cosas que duren miles de años me dio una idea interesante: «Todo se está quemando, solo que a ritmos diferentes».

Lo que quiso decir es que lo que percibimos como envejecimiento es realmente oxidación, corrosión. Cuando nos imaginamos materiales que pueden durar miles de años, la mayoría de las personas pensamos en piedras o metales preciosos como el oro, porque no se oxidan fácilmente.

Pero incluso cuerpos humanos pueden ser preservados durante milenios si se almacenan en el entorno químico adecuado, como lo demuestran las momias de Egipto.

No hace mucho tiempo se encontró en Armenia un zapato de cuero perfectamente preservado de hace más de 5.500 años. A menudo, la longevidad de un material no depende tanto del objeto sino del entorno en el que se encuentra. En el caso del zapato de piel, estaba enterrado en una cueva y sellado en excremento de oveja, que crea el entorno anaeróbico perfecto de temperatura estable.

Continua leyendo

BBC

BBC: Qué son los esqueuomorfos y por qué están por todas partes

La BBC nos explica este misterioso mito que tiene a miles de personas buscando alguna respuesta.

Roberto Molina

Publicado hace

en

¿Has oído -o pronunciado- alguna vez la palabra esqueuomorfo?

Posiblemente no estés familiarizado con ella pero si miras a tu alrededor, no será difícil verlos: los esqueuomorfos están por todas partes.

Pero, ¿qué son?

La palabra misma viene del griego: skeuos -que significa herramienta o contenedor- y morphé -forma-, pero no la encontrarás en el diccionario de la Real Academia de la Lengua.

No obstante, el término ha sido usado durante mucho tiempo, particularmente por historiadores y arqueólogos.

Denomina «la presencia en un objeto de rasgos formales que carecen de motivación en relación con sus funciones o condiciones de su producción y que tan sólo pueden explicarse como atavismos con respecto a un modelo diverso en su uso o en condiciones técnicas«, como explicó en su libro «Formas Elocuentes» el prestigioso medievalista Serafín Moralejo Álvarez.

Mmm… ¿aún no te queda muy claro? ¿Y la foto de arriba más que aclarar las cosas, te confunde?

Pues no te preocupes: con unos pocos ejemplos e identificarás esqueuomorfos sin dificultad.

En esos jeans de la foto, y quizás en los tuyos, los esqueuomorfos son los remaches, esas extrañas pero tan familiares piezas de metal.

¿Por qué?

Porque son una herencia estética de una época en que el jeanera demasiado grueso para mantenerse unido solamente con hilo. Aunque más tarde ya no se necesitaban, los remaches de metal se siguieron usando… y eso es un esqueuomorfo.

Son -como escribió Moralejo- «el testimonio más espectacular del profundo arraigo del instinto figurativo de la conciencia y subconsciencia humanas».

Los esqueuomorfos se producen, explica, «porque las formas, adheridas por generaciones a determinados usos, acaban por sentirse como connaturales a ellos».

Piensa en un automóvil.

Más bien en sus ruedas.

Las ruedas de los vagones de antaño y de las bicicletas necesitaban radios, pero después las ruedas de los automóviles no, y sin embargo muchos aún los tienen únicamente por su aspecto.

Es como si las ruedas sin los radios, no fueran ruedas.

Por otro lado, los motores fueron colocados originalmente en la parte delantera de los automóviles porque los caballos halaban a sus antecesores desde adelante.

El «caballo de fuerza» para medir su potencia es en sí mismo un esqueuomorfo, que se quedó con nosotros mucho después de que liberáramos a los caballos de esa tarea.

Y hay un ejemplo más en los autos de lujo: los adornos del capó, que solían ser simples tapas de radiadores.

Un ejemplo clásico de esqueuomorfismo lo encuentras en las decoraciones en las piedras de los antiguos templos griegos.

Los triglifos dóricos, esos diseños con tres bandas verticales separadas por acanaladuras, se derivaron de los de templos de madera anteriores y se crearon exclusivamente con fines ornamentales.

Los triglifos en la piedra están en el lugar que solían estar los extremos de las vigas con las que se hacían los tejados de las casas. Aunque la madera dejó de usarse, su huella quedó, como decoración, en la piedra.

Y, hablando de eliminar, en varios casos los diseñadores de los esqueuomorfos se valen precisamente de los objetos que la innovación está enviando al olvido.

¿Cuántos sobres se dejaron de usar con la llegada del email, cuyo ícono es un sobre? El reloj logró reinventarse pero ¿cuántas cámaras como las del dibujo al que le haces clic cuando quieres tomar fotos ya no se compran?

Lo que la moda se llevó y la intuición rescató

Entre tanto, en el ámbito del diseño de interfaz gráfica surgió otro modelo -el Flat o plano- como alternativa al esqueuomórfico.

Esa tendencia se puso de moda y consiguió destronar al esqueuomorfismo como paradigma en el diseño de interfaces.

Sin embargo, quizás es más apropiado en este caso usar el otro nombre que usan los diseñadores para el esqueuomorfismo –diseño realista– pues no siempre es fácil afirmar que el diseño flat dejó al esqueuomórfico atrás.

Fíjate por ejemplo en los íconos de la cámara, el video y los mensajes en esta imagen que tiene a la izquierda una interfaz realista y a la derecha, flat… ¿no te parece que ambas versiones son esqueuomorfas?

Continua leyendo

BBC

Donald Trump: Por qué hay tanto interés en Groenlandia?

El presidente de los EE.UU , tiene un gran interés en comprar Groenlandia , ante esto suspendió su visita a Dinamarca y porque?

Roberto Molina

Publicado hace

en

Ambito

Donald Trump expresó su deseo de que EE.UU. compre Groenlandia y luego suspendió un viaje a Dinamarca tras la negativa de este país de negociar una hipotética venta del territorio autónomo.

¿Por qué este enorme, remoto y casi vacío territorio interesa a Estados Unidos y otras potencias, como China?

Continua leyendo